La meditación, un hábito fundamental

8701734998_28fa963308_z

Desde hace algunos años estoy muy interesado en la meditación. Creo recordar que estuve inspirado por David Lynch y su libro ATRAPA EL PEZ DORADO: MEDITACIÓN, CONCIENCIA Y CREATIVIDADEra un momento en mi vida cuando necesitaba claridad y estaba un poco estresado. Fue probarlo y convertirme: Los beneficios fueron inmediatos. Desde el primer día noté como mi capacidad de enfoque mejoró y mi jornada laboral tuvo menos sobresaltos.

Hoy mi práctica de meditación suele ser de diez minutos, aunque quizás el tiempo que realmente puedo calmar mis pensamientos es mucho menor. Pero lo importante es dedicar ese rato: los resultados valen la pena. Meditar es parte de mi rutina semanal. Me gustaría decir que medito diariamente, pero la verdad es que no siempre es posible. Buscar el momento para apagar el sonido de mis pensamientos y enfocarme en mi respiración es el mejor hábito que he desarrollado los últimos años y el que me ha ayudado a crear nuevos y más saludables hábitos en otros ámbitos de mi vida.

Este es un post para inspirar a aquellos que están interesados en la meditación y no se animan o no saben por donde empezar.

¿Qué es la meditación?

Hay diferentes formas de meditar, diría que una por cada persona del planeta. La idea más importante está en acallar la mente, poder ser un observador de nuestros pensamientos. Se puede meditar enfocándote en una sola cosa: puede ser tu respiración, una sensación del cuerpo o un objeto. La idea es que cuando tu mente empiece a vagar, te concentres constantemente en ello. Puedes meditar observando objetos a tu alrededor, sin juzgar o tomar acción. Tu eres el observador de la realidad. Tu eres el observador de tus pensamientos.

¿Cómo nos ayuda la meditación?

Meditar regularmente entre otras cosas nos ayuda a:

  1. Poner las cosas en perspectiva
  2. Observar pensamientos obsesivos o recurrentes
  3. Identificar pensamientos negativos
  4. Ser concientes de sensaciones y sentimientos
  5. Mejora nuestro enfoque y atención
  6. Mejora nuestra creatividad
  7. Disminuye la ansiedad

¿Cómo empezar a meditar?

  1. Comprometete a meditar sólo 2 minutos al día. No hace falta más
  2. Elije un momento del día que sea para tí. Se recomienda antes de empezar el día o al final (o los dos) Es importante que nadie te moleste!
  3. No hace falta que hagas nada especial. Siéntate con las piernas cruzadas con las palmas hacia arriba, o en una silla o un cojín para meditar. Realmente, no importa.
  4. Concéntrate en tu respiración y postura. Respira por la nariz y exhala por la boca. Intenta mantener un ritmo natural. Siéntate derecho, intenta crear una buena postura.
  5. Mira tus pensamientos como si fueran en una barca en un río delante tuyo. No te pertenecen. Cada vez que aparezca un pensamiento, lo pones en la barca y lo dejas ir. Concéntrate como el aire entra en tu cuerpo y como vuelve al mundo.

Existen muchísimas apps que te pueden interesar. Te recomiendo dos:

Headspace

Personalmente mi preferido, un app que fue creado por un monje budista y que es perfecto para personas con una agenda agitada.

Omvana

 

Es el “Amazon” de la meditación, un app que contiene infinidad de meditaciones guiadas, enfocadas en temas como puede ser salud, sexo, enfoque o éxito profesional.

¿Cuál es tu opinión sobre meditar? ¿Lo has probado? Cuéntanos en los comentarios!

Fuentes

http://well.blogs.nytimes.com/2011/01/28/how-meditation-may-change-the-brain/?_r=1

http://blog.ted.com/4-scientific-studies-on-how-meditation-can-affect-your-heart-brain-and-creativity/

foto

Cómo superar los miedos para avanzar hacia tus objetivos

169940740_d1d4e8eb20_b

El miedo es una de las razones más comunes por las que la gente pospone hacer algo para conseguir sus metas. Posponer o procrastinar es un esfuerzo por evitar el fracaso, el rechazo, decepcionar o enfadar a alguien querido, salir lastimado o simplemente pasarlo mal.

Es normal tener miedo. Pero es importante recordar que, como humanos, hemos evolucionado hacia una etapa en la que casi todos nuestros temores son de creación propia. Nos asustamos nosotros mismos imaginando los resultados negativos de cualquier evento. El miedo, en realidad, es una fantasía de una experiencia que nos parece real.

Identificar los temores infundados

Para identificar los temores infundados en tu vida, puedes hacer este simple ejercicio. En primer lugar, haz una lista de las cosas que tienes miedo de hacer.

Quiero _______________, y me asusto imaginando ____________________.

Por ejemplo, quiero empezar mi propio negocio, y me asusto a mí mismo imaginando que irá a la quiebra y perderé mi casa.

Así vemos como en realidad, los miedos no son algo real, sino algo que está en nuestras cabezas.

3 maneras de superar el miedo

1. Haz desaparecer el miedo eligiendo tener una imagen mental positiva

Cuando tenemos miedo, nuestra mente está llena de pensamientos e imágenes negativas. Cuando sientas miedo, hazte consiente de las imágenes que llegan a tu cabeza. A continuación, elige reemplazarlas con una imagen positiva y un resultado deseado. Por ejemplo, si tienes miedo de iniciar tu propio negocio porque crees que terminarás perdiendo tu casa, imagina tu nuevo negocio convirtiéndose en un gran éxito y comprando una segunda casa de vacaciones con todo el ingreso adicional que estarás ganando con tu nueva empresa.

2. Concéntrate en las sensaciones físicas.

Puedes sentir el miedo en el cuerpo como un nudo en el estómago, un endurecimiento en los hombros y el pecho, o un ritmo cardíaco elevado. Ahora, enfócate en los sentimientos que prefieres estar experimentando, como la paz y la alegría. Deja que estas dos sensaciones vayan y vengan por unos instantes y verás que en unos minutos te encontrarás con una sensación más neutra.

3. Recuerda sus éxitos!

Has superado innumerables temores para ser la persona que eres hoy: para aprender a conducir, para preguntarle a tu mujer si quería tener una primera cita o para tener el trabajo que tienes hoy. Las nuevas experiencias siempre dan un poco de miedo. Pero cuando te enfrentas a tus miedos y lo haces de todos modos, te das cuenta de que eres capaz de hacerlo. Recuerda tus éxitos, por más pequeños que te parezcan y sé tu propia inspiración. Si lograste aquello, por qué no podrás lograr esto?

Todos en algún momento hemos sentido miedo a dar el salto a lo desconocido. Pero una vez hecho, una nueva vida puede comenzar.

Haz el ejercicio de arriba y cuéntanos la experiencia en tus comentarios! Qué es lo que realmente te estás perdiendo hacer por un miedo que está solo en tu cabeza?

 

Si quieres leer más sobre miedos, aquí tienes 7 herramientas para superar los miedos en tu vida

 

6 hábitos de gente feliz

happy

1. La gente feliz intenta abrazar la impermanencia

Las personas que se sienten en paz con sus vidas reconocen que todo tiene una hora y lugar. Las relaciones, los viajes y las nuevas experiencias son parte de un plan más grande que a veces resulta imposible afectar. La gente feliz reconoce que la vida es un acto de equilibrio entre aguantar y dejar ir – que todo, a largo plazo fluye, si solamente se dejan llevar

 2. La gente feliz se prioriza a sí misma primero

La gente feliz sabe que el amor propio no es ser egoísta. Una persona feliz pone sus necesidades primero porque entienden que si cuidan de si mismos, ayudan a todos los demás. Si sacrifican sus propias necesidades con el fin de ayudar a los demás, saben que realmente no ayudan plenamente a la otra persona.

3. No se preocupan demasiado por el dinero

La gente feliz es generosa porque son conscientes de que cuanto más dan, más reciben, pero no esperan nada en cambio porque saben que más importante es crear una energía y mantener una mentalidad de abundancia que a largo plazo aporta más riqueza para ellos y para todos.

La gente feliz tiene una relación sana con el dinero porque han aprendido que todo está conectado a su autoestima. Cuanto más se valoran a sí mismos y sus capacidades, más dinero atraen.

En lugar de preocuparse por el dinero, toman medidas para hacer más dinero y crear más flujo. Algo que sucede a menudo porque hacen lo que les gustan cada día y eso crea una rica y profunda conexión con su propia vida. También se dan cuenta que no se necesita mucho dinero para ser feliz. Es la experiencia que hace que la vida valga la pena.

4. No se disculpan por sus deseos

Algunos pueden llamarlos egoístas, locos o incluso irresponsables, pero la verdad es que la gente feliz hacen que sus sueños se hagan realidad, se centran en sus objetivos sin miedo y en maneras muy resolutivas. La gente feliz suelen manifiestar sus deseos rápidamente porque creen en sus sueños, en sus capacidades y en su derecho de cumplirlos. Resulta difícil detener a una persona que va a todo vapor para alcanzar sus objetivos. Saben que la vida es corta y sienten que si no siguen sus sueños morirán. Es como si no hubiera otra opción.

5. Saben que el rechazo es parte de la vida

La gente feliz no toman el rechazo como algo personal. Saben que en el gran esquema de las cosas, la vida siempre les dará lo que realmente necesitan. Así que la chica que conocieron el otro día que nunca llamó, el trabajo potencial que no pudo ser, o la carta de rechazo de un editor son signos universales que no era la mejor opción en ese momento. Confían en que algo mejor está en camino.

 6. A la gente feliz no les importa si le gustas o no

A las personas más felices no les importa lo que otros dicen o piensan de ellos. La única cosa que importa es que se gustan a sí mismos y sus capacidades. Esta energía es contagiosa y suele atraer a un montón de gente por si mismo. En resumen, la opinión de si mismos no cambia por lo que opinen los demás de ellos.

6 pasos que puedes tomar hoy para simplificar tu vida

simplificar

El viernes pasado salí con mi mujer para comer y tomar algo. Decidimos por un nuevo lugar de cervezas que acaba de abrir. El lugar es fresco, moderno y pareció bastante sencillo en su concepto; cervezas artesanales y pizza.

Empecé mirar la carta y había cuatro hojas llenas de distintos tipos de cerveza. Para mi, un tipo que fácilmente sufre angustia al decidir, era como pedirle a un dislexico leer Don Quixote. En ese momento me dí cuenta que nuestra sociedad es, cada vez más, más complicada. No sólo por tener que elegir entre 70 tipos de cervezas sino que Internet, la television, los compromisos, las deudas etc, todas esas cosas se apilan de una manera incesante.

Aquí algunas ideas que pueden servir para simplificar tu vida

1. Reserva unas horas para desconectar.

Internet forma una gran parte de mi vida y es en internet donde he creado una carrera arrancando varios empresas y consultoras online. Aún así le tengo mucho respeto, porque cuanto más conectado uno está, más riesgo de perder el enfoque hay. Es tan fácil perder el rumbo porque Internet te empuja en 100 direcciones a la vez.

Hay que respetar su poder porque puede ser difícil enfocarse, conectar con otros, ser activo o salir a la naturaleza.

Recomiendo que reserves un poco de tiempo cada día para desconectar, quizás un bloque de tiempo por la mañana cuando sabes eres lo más productivo. Y después reservar otro bloque por la tarde para salir, entrenar o ver a amigos.

2. Elimina compromisos

La próxima vez que te sientes para planificar tu día aprovecha y haz un listado de tus compromisos y elige uno para eliminar. Parece difícil pero realmente no lo es. Es una cuestión de hacer una llamada o mandar un email explicando que no puedes hacer esa cosa que prometiste. Parece egoísta y para ser sincero, lo es. Pero al final al cabo muchas veces tienes que ponerte a ti mismo primero. He visto muchos padres de niños pequeños posponer cosas porque no se han priorizado a sí mismos. Confía en mi, las personas a cuales te comprometiste lo entenderán.

3. Deshazte de posesiones

Cada día, busca una cosa que puedes donar o regalar. O limpia unos estantes en la cocina y tira ese envase con la especie exótica que lleva años allí. Si haces eso durante un par de semanas verás como tu entorno se simplifica y te sientes mejor.

4. No hagas compras durante un mes

Claro que seguirás comprando las cosas esenciales como comida etc. Pero intenta no comprar cosas que no necesitas ahora mismo. Si crees que realmente lo necesitas, anótalo en un listado y después un mes evalúa sí lo vas a comprar o no.

5. Reserva tiempo para las cosas importantes en tu vida

Esto está relacionado con el primer punto de desconectar pero llevado un poco más lejos. ¿Que cosas son importantes para ti? Pasar tiempo de calidad con tu familia? Leer un libro por mes? Aprender repostería? Si es importante asegúrate que reservas tiempo para ello.

6. Intenta salir una vez por día

La mayoría de nosotros trabajamos en oficinas con nuestros ojos fijados en pantallas. Pero somos humanos también y necesitamos salir, si sólo para tomar sol y recibir un poco de vitamina D.  Yo soy partidario de tomar paseos. ¿Qué te gusta hacer a ti?

7 acciones para crear nuevos hábitos y tener un mejor estado físico

habitos-correr

Que la salud es lo primero y que sin ella nada importa, es algo que sabemos todos. Pero a pesar de esto, las distracciones y demandas de cada día nos van empujando a olvidar lo que es más importante y de a poco vamos abandonando nuestro cuerpo hasta que un día nos pasa factura.

El estrés y la falta de tiempo son sólo algunas de las razones más comunes que da alguien cuando explica por qué no puede tener un estilo de vida menos sedentario. Estoy seguro que sabes de lo que estoy hablando. El primero de cada año te decides que bajarás esos kilos de más o que mejorarás tu estado físico, para una semana después (o incluso antes) encontrarte dándote excusas para no ir al gimnasio, dar una caminata o hacer una rutina de fitness.

Querías cambiar pero no pudiste. ¿Qué pasó?

Lo que pasó fué que no apoyaste tu decisión de cambiar con rutinas, rituales y en última instancia, hábitos. Las personas tendemos a funcionar un poco en autopiloto. Te pones al mando e intentas hacer cambios, pero después de un tiempo, tu mente inconciente te lleva a la misma dirección que estaba antes. Nos toca cambiar entonces nuestras rutinas y hábitos, de raíz, para que luego hacer ejercicio no sea algo que “se tiene que hacer” sino algo que “se hace” y punto.

Todos los hábitos pueden ser cambiados, ya que son adquiridos, no heredados. Si hoy no estás contento con quien eres o como te ves, enhorabuena, puedes cambiar. Sólo necesitas tener un objetivo, tener claro que quieres cambiar y empezar a modificar las rutinas que te hacen más daño que favor. Ten claro que si quieres cambiar tu cuerpo, debes cambiar tu mente. Y cuando lo hagas, lo hará toda tu vida.

Aquí siete acciones para animarte a dar el paso y cambiar tus rutinas para tener el estado físico y vitalidad que te mereces.

 

1) Ten a la vista tus objetivos

Crea un panel con imágenes que te inspiren a cambiar tu cuerpo. Puede ser un vestido que te quieres comprar, unas vacaciones donde tengas que mostrar tipo, un deporte que demande que tengas buen estado físico o una persona en particular que admires. Si quieres bajar de peso, pon un papel con tu peso ideal en la balanza, cada vez que te peses, lo verás y recordarás que es ese el peso que quieres.

2) Copia los hábitos de quiénes ya tienen éxito

Literalmente. Investiga cuáles son los hábitos de las personas que tienen su peso ideal, pueden correr detrás de sus hijos sin marearse o disfrutan de un fin de semana haciendo windsurf. Posiblemente te encuentres que en lugar de levantarse tarde y desayunar en el camino un “latte” con croissant, se levantan un poco antes y van caminando al trabajo o hacen una rutina de veinte minutos. Pregunta, lee e inspírate.

3) Fíjate un objetivo claro

Y cuando lo logres, sube el listón. Es muy importante que sepas exactamente y para cuando quieres lograr tus objetivos. “Tengo que mejorar mi estado físico” no te llevará a ningún lado. “Tengo que poder entrar en estos jeans y poder correr 5 kilómetros sin problemas para el 14 de diciembre” es un objetivo claro.

4) Da vuelta tu vida

Si te relajas en el sofá por la noche mirando la tele y comiendo un helado, decídete a entrenar a esa hora. Crea un poco de caos, cambia tus horarios, ve más temprano al trabajo, no quedes en restaurantes de comida rápida. Rompe con los malos hábitos y…

5) Reemplaza los malos hábitos por buenos hábitos

Esto es muy importante. Si a determinada hora miras un programa de televisión que realmente no te aporta nada, aprovecha ese rato para hacer ejercicio. Y trata de que sea placentero. Camina con tu música favorita, haz ejercicio en compañía de alguien que te guste. Sustituye los malos hábitos por buenos.

6) Olvídate de las excusas

Las personas que entrenan muy posiblemente no tienen más tiempo que tú. HACEN el tiempo para ellos mismos. Existen muchísimos 20 minutos en el día que puedes utilizar para hacer una rutina. Por ejemplo, los 20 minutos que utilizas para mirar la tele o los que pierdes cuando le das a snooze al despertador.

7) Decide y actúa

No digas “el lunes empiezo”. Empieza ahora, con lo que tienes. Te animo a que te levantes ahora mismo del ordenador y des una vuelta. ¡Tienes que tomar acción! Sólo desear el cambio no te llevará a ninguna parte. Y no puedes contratar a nadie para que haga tus abdominales. Es tu responsabilidad tomar acción y ponerte en marcha.

Tres maneras con las que seguro fallarás en adquirir nuevos hábitos

como fracasar a la hora de adquirir nuevos hábitos

El nombre de este blog no deja lugar a dudas de lo que nos gusta postear. Pero antes de aprender cómo cambiar hábitos, personalmente tuve muchos momentos de estancamiento. En estos años he intentado varias veces cambiar varios hábitos – correr, comer más sano, despertarme temprano, salir de deudas, parar de procrastinar – pero aquí y allí he ido tropezando.

De hecho, he llegado a ser un experto en fallar… pero fallar es una buena cosa. Fallar es una excelente manera de aprender a mejorar en algo de forma rápida. Pero te lo puedes evitar, tanto mejor!

Aquí hay algunas maneras con las que seguro fallarás (y que es mejor evitar)

Asumir múltiples hábitos a la vez.

Al empezar a cambiar las cosas a menudo tratamos de cambiar todas a la vez. Pensamos, por qué no? No debería ser tan difícil. Mal idea… lo que pasa es que no podemos dar toda nuestra atención a un hábito en concreto y resulta que intentamos a cambiar todos nuestro hábitos a medias… Los hábitos son difíciles de cambiar, y tratar de cambiar varios a la vez es una receta para el fracaso.

Mantener la intención de cambiar en secreto.

Simplemente por no decirle a nadie que estás cambiando un hábito metes la pata. La razón por la que normalmente no se dice nada es porque estamos avergonzados. A menudo, esto significa que piensas secretamente que vas a fracasar, que es otra gran receta para el fracaso.

No aprender de los demás

No leer historias de éxito de otras personas que han logrado cambiar y pensar que sabes más que ellos es otra gran manera de fallar. Y sinceramente, es un poco estúpido.

 

Hay muchas más maneras, pero las tres que mencionamos son una clara forma de fracasar cuando quieres adquirir hábitos vitales. Para tener éxito, asegúrate de alejarte de estos tres errores.

 

Cómo mejorar la productividad creativa eliminando el crítico interior

evan p. cordes

No dudo que son muchos de vosotros los que secretamente desean tener un proyecto más creativo en vuestra vida. Esa oportunidad que en sí no va tanto sobre dinero, sino de mostrar vuestras capacidades y potencial creativo al mundo.

Y muchas veces, casi siempre, esa oportunidad llega. A veces en la forma del trabajo perfecto, a veces con una pequeña colaboración o simplemente cuando la persona se decide a comenzar, trabajando por las noches. Y es justamente en ese momento, tan esperado, que llega el bloqueo. El síndrome del impostor y el crítico en nuestro interior toman posesión de nuestros sentidos y nos producen el temido bloqueo, la procrastinación y en última instancia, el fracaso.

La mejor manera de eliminar los enemigos de la creatividad es parar lo que estamos haciendo y reconocer que estamos tirando piedras a nuestro tejado. Luego, viene la acción. Tres tips contra tres de los peores enemigos de la creatividad

1 – Contra la procrastinación por perfeccionismo

El perfeccionismo es un asesino de la creatividad. Cuando hacemos algo que es importante para nosotros, nos ponemos una presión excesiva para hacer las cosas perfectas. Pero lo perfecto no existe. De hecho, el proceso caótico e inacabado es tan importante como el resultado final. En lugar de buscar lo ideal, lo perfecto en tu cabeza, disfruta del proceso y los errores que surjan para llegar a un resultado final interesante. Y recuerda “Hecho es mejor que perfecto”, sabias palabras de Mark Zuckerberg.

2 – Contra el síndrome del impostor

Cuando sientas que empiezan a aparecer en tu cabeza pensamientos como “se darán cuenta que soy un fraudeo “realmente no sé lo suficiente para hacer estotómate el tiempo para recapitular y destruir estas ideas como si fueran malas hierbas (cuando todavía son pequeñas). El estrés y frustración que te causan harán que pierdas la fluidez del proceso creativo pudiendo incluso llegar a tener ataques de pánico o quemarte por trabajar demasiado. Existen varias formas de sentirse mejor:

1 Recuerda tus logros

2 No te compares

3 No pienses debería/tendría

4 Delega si hace falta

5 Mira tu situación con perspectiva. ¿Qué es lo peor que puede pasar?

6 Ten compasión contigo mismo, no te maltrates

3 – Contra el miedo a fallar

Hay infinidad de consejos que hablan de no tener miedo a fallar. De hecho, hay toda una cultura alrededor de esto actualmente y creo que es muy positivo. En primer lugar, tenemos que entender que el miedo, de por sí, no es algo real. Es una imagen en nuestra cabeza. Para ayudarte con este tema, en este post te damos consejos sobre cómo combatir los miedos.

En segundo lugar, fallar es imprescindible para lograr el éxito. Henry Ford dijo “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia. Y no puedo estar más de acuerdo. Sólo hay que ver a un niño pequeño cuando está aprendiendo a gatear o a caminar. Sus primeros pasos son torpes y se caerán muchas, muchísimas veces. Hasta que aprenden y a los dos años están correteando por toda la casa. Sus fallos son suyos, tienen que hacerlos ellos, no podemos enseñárselos nosotros. Y así es durante toda nuestra vida. Nuestros fallos son tan nuestros como nuestros éxitos. En lugar de tener miedo a fallar, tenemos que abrazar la oportunidad de fallar para aprender.

 

En resumen, sé muy consciente de tus pensamientos de fracaso, miedos e inseguridades para anularlos y reemplazarlos por acciones creativas que te llevarán, en última instancia, a comenzar el próximo capítulo de tu vida.

¿Haz pasado alguna vez por una situación similar? ¿Reconoces el “Síndrome del Impostor”?

 

 

 

Los 7 principales culpables que matan la productividad en el lugar de trabajo

Mi dieta de información

Como ya sabes, vivimos una verdadera explosión de nuevas tecnologías. Apps iOS, Android o web-apps creados para maximizar nuestro rendimiento en nuestras vidas laborales. Pero ¿puede ser que es esa la misma tecnología que nos impide ser realmente productivos en el trabajo? ¿Que esa app que utilizas para completar tus listados más bien te impide ser productivo?

En esta encuesta, hecha para CareerBuilder, hicieron las misma pregunta (entre otras) a más que 2000 managers de HHRR y 3000+ personas trabajando en el sector privado “¿Cuál es la causa por la que los trabajadores pierden la mayor parte del tiempo en la oficina?

Cinco de los 10 principales culpables tenían que ver con el uso de la tecnología…

La mitad des los empleadores encuestados dijeron que los SMS  y el uso del teléfono son la razón número uno que frena la productividad de los trabajadores. El 40% dijo que han notado que navegar Internet frena drásticamente la productividad y especialmente las redes sociales. El 25% dijo que la tecnología que más frena la productividad era el email.

Estos hábitos de malgastar el tiempo hacen más que bajar la productividad de empleados, a largo plazo también afectan el rendimento de toda la empresa. Es bastante obvio, si hay patrones de distracciones que consumen gran parte del día laboral, pueden tener grandes repercusiones en una empresa.

Aquí están las 7 principales culpables que mata la productividad en el lugar de trabajo:

  1. Teléfono/mandando sms
  2. Internet
  3. Medios sociales
  4. Pausas para comer o fumar
  5. Reuniones
  6. Email
  7. Colegas de trabajo “pasando”

Como hablamos en este post, no se trata de cortar completamente con internet o las redes sociales. Se trata de tener un control consciente del tiempo que dedicamos a ellas.

¿Cuál es tu opinión? Cuéntanos en los comentarios!

 

 

10 razones por las que necesitas un fondo de emergencia

Blue Piggy Bank WIth Coins

Tener una empresa propia es una aventura increíble, pero me ha obligado a tener que pensar un poco más globalmente sobre las situaciones de la vida. Muchas cosas dependen de mí, y por eso tener cierta seguridad económica es importante para que pueda dormir bien. Como todos! Pero lo que alguna vez me ha ayudado mucho, es tener un fondo de emergencia. Aquí están las razones del porqué creo que es una pieza clave en tus finanzas personales.

En algún momento de tu vida, una o más de estas cosas te pasarán. Además, es probable que haya momentos en los que varias de estas situaciones ocurran al mismo tiempo.

  1. Pierdes tu trabajo y no puedes encontrar otro rápidamente en el mismo nivel de remuneración.
  2. Te quedas inesperadamente embarazada (o tu mujer queda embarazada).
  3. Enfermas.
  4. Te recortan las horas en el trabajo, dejándote en una posición en la cuál no puedes aceptar otro trabajo a tiempo parcial.
  5. Un amigo o familiar en crisis se muda a tu casa por un tiempo
  6. Te desalojan de tu piso a causa de algún problema inesperado.
  7. Descubres que tu pareja te está engañando y te tienes que mudar.
  8. Tu trabajo ideal llega, pero requiere una fuerte bajada en sueldo. (Esto incluye comenzar tu propio negocio por ejemplo)
  9. Encuentras una ganga increíble en algo que has buscado toda tu vida, pero el precio sigue siendo importante.
  10. Un cambio profesional inesperado te obliga a trasladarte rápidamente.

Estas cosas – y muchas más, pueden causar que una situación financiera estable se colapse rápidamente en el caos.

Es estresante y perjudica tus finanzas y te deja con la sensación de estar haciendo malabarismos con motosierras. Definitivamente una mala sensación.

Pero si tienes un fondo de emergencia, puedes utilizar el dinero para resolver cualquier problema que la vida te tira en la cara. Y en lugar de ser una crisis, todo se resuelve porque tu has planificado un poco tu vida.

¿Cómo comenzar? Guarda el 5% o 10% en una cuenta de ahorro de baja comisión apenas cobras tu sueldo. De hecho, lo ideal sería que sea un débito automático. Cada mes, se debita ese dinero de tu cuenta. No hay peros, primero te pagas a ti mismo! El porcentaje lo decides tú. Piensa que si guardas €200 a partir de ahora, en un año tendrás €2400 más los intereses. Y así cada año.

Si no tienes un fondo de emergencia, inicia uno hoy. Estarás feliz con tu decisión cuando llegue el momento que lo necesites.

 

El Eisenhower Matrix: Cómo distinguir entre tareas urgentes y tareas importantes y hacer progreso en tu vida

eisenhower-matrix

Aprender a distinguir cuáles son las tareas para priorizar es un hábito que te garantizará avanzar hacia tus objetivos personales. Por eso pensé en compartir con vosotros este interesante método, porque intenta atacar un tema que he notado muchas personas no logran resolver demasiado bien;  la capacidad de distinguir entre tareas importantes y tareas urgentes.

Este esquema para gestionar el fue utilizado por Dwight D. Eisenhower, presidente de EE.UU. Se suele resumir en una frase atribuida a él:

Lo importante es rara vez urgente y lo urgente es raramente importante.”

Con el método Eisenhower, las tareas están valoradas según el criterio importante/no importante y urgente/no urgente para después ser colocadas según cuadrantes en un Matrix Eisenhower. Una vez colocados en sus cuadrantes, las tareas están realizadas siguiendo esta fórmula:

  1. Importante/Urgente – estos cuadrantes se realiza inmediatamente y personalmente (ejemplos son, deadlines, problemas, crisis)
  2. Importante/No urgente – A estos cuadrantes se asigna una fecha final y están realizadas personalmente (ejemplos son; relaciones, planificación, recreo)
  3. No importante/Urgente – Estos cuadrantes son delegados a otras personas (interrupciones, reuniones, actividades)
  4. No importante/No urgente – Estos cuadrantes no se hace (perdida de tiempo, actividades agradables, trivia)

Se trata de una forma sencilla de planificar tu día. Cuando surjan las distracciones, las interrupciones o las pérdidas de tiempo, recordar este cuadrante te servirá para darle la importancia que merecen. Si no estás contento con el sistema de gestión que utilizas hoy recomiendo que pruebes este.