Tres formulas para salvaguardar tu vida personal

Tres formulas para salvaguardar tu vida personal

A veces resulta muy difícil desconectar del trabajo, especialmente si trabajas por cuentapropia.  Por un lado, es bueno saber disfrutar ejerciendo una profesión que nos apasiona, pero de vez en cuando la vida personal sufre. A veces resulta casi imposible dejar de pensar en el trabajo.

Como he mencionado varias veces antes, me pongo restricciones a mí mismo para hacerlo casi imposible (bueno, más difícil) distraerme o perderme en actividades sedendarias (p ej, en casa no tengo internet y tampoco tenemos tele) para poder dedicarme a temas más “sanos” (cocinar, leer, escribir.) Pero a veces ni siquiera esas medidas me deja disfrutar de mi vida personal.

Hoy os dejo con unas ideas para salvaguardar la vida personal y trabajar menos:

1. Establecer la no-programación (the un-schedule)

Me encanta ver como voy progresando hacia el cumplimiento de mis objetivos profesionales. Es claro, muchos objetivos profesionales son los mismos que mis motivos personales pero todo no debería ser trabajo. Una manera para forzar más el “juego” es implementar el idea del no-programar (un-schedule.) El concepto es de Neil Fiore que en su libro The Now Habit más o menos dice que:

Nos enseñan a creer que trabajar es bueno y jugar es malo. Para contrastar ese modelo no muy sano Fiore propone una herramienta que el llama the Unschedule (el no-programar).

El no-programar funciona com un calendario normal pero en vez de programar trabajo se programa el tiempo libre, apuntando todas las cosas que quieres hacer en tu tiempo libre.

2. Programa citas con otra gente para actividades que no sean de trabajo.

Sigue un poco la idea de la no-programación. Si p ej quieres y necesitas hacer más ejercicio (un objetivo personal) es más fácil comprometerse si tienes una cita con alguien para hacerlo. P ej con un entrenador personal. O una cita con un amigo para cenar después el trabajo. Es mucho más difícil romper compromisos con otra gente que contigo mismo.

3. Decide tu nos con antelación

Si refinas tu regla 80/20 para descubrir que tipos de activdades en tu vida laboral no valen la pena, el tiempo no les dediques servirá para liberar mucho tiempo. Puede ser decidir contratar a un asistente, decir no a atender ciertas reuniones, decir no a asumir responsibilidades que no corresponden a la descripción de tus tareas de trabajo.  Intenta inventar una regla para poder decir “no” a situaciones determinadas en vez de decidir en cada caso. Así quitas ruido de tu vida y dejas más espacio para tu vida privada.

¿Tienes algunos trucos para desconectar del trabajo? ¡Comparte tus trucos en los comentarios!

Entradas relacionadas:
15 maneras potentes para reducir el estrés en tu vida
120 minutos que cambiarán tu vida
Unas pautas para una vida más positiva

Foto cortesiá de Jiggsimages

Sobre el autor Ver todas entradas Sitio web de autor

Erik

  • La verdad es que soy un Unschedule por naturaleza y se disfruta, no me quejo al menos

  • Yo me schedulo los fines de semana, con una lista de cosas que hacer en una cuartilla en blanco: desde cuidar mi huerta, repasar unos apuntes, empezar algún libro, informarme sobre algún tema, pasear, bajar música, ir de compras (si toca), cocinar, hacer fotos… intento que me sobre tiempo para poder reorganizarme según mis niveles de procrastinación. Si realizo un 80% de lo que me he propuesto, considero que el finde ha sido ociosamente productivo. Y esto se suele cumplir si me levanto temprano.

  • Apuntarse a algún curso: cosas que supongan una cita ineludible con algo que te interese. Yo me apunté a un curso de fotografía: eran 2 horas, una tarde por semana. Pero así metes en tu rutina una actividad “distinta”, te relacionas con gente sobre la base de una afición…

  • @felipe
    Lo mejor es si viene así au natural…!

    @xepe71
    Entonces veo que ya practicas el unschedule! ociosamente productivo, me gusta la expresión!

    @Consultor Anónimo
    Si, parece que ese es otro truco, apuntarse a un hobby, algo que te deja llevar y hace que desconectes automáticamente.

    Saludos!
    Eric

  • Iván

    pues para cuando un schedule de golf!!!! 😉

  • Casualmente el otro día leía que vivimos la vida según la vemos.
    Si las listas de obligaciones laborales nos generan nerviosismos por qué hacer también “listas de ocio” que de alguna manera sintamos como presión, como estrés de ocio.
    Si vemos la vida como una lista de cosas que tenemos que hacer finalmente la viviremos así, nos la pasaremos con el agobio de tener quetachar de esa lista cosas si no queremos que nos desborde.

    Recordais “El club de los poetas muertos”?.

    Por cierto, como el anuncio: “Saber decir NO, no tiene precio”.

  • La verdad es que entre mi mujer y yo hacemos una especie de cronograma semanal con las actividades que queremos hacer y lo colgamos en la puerta del frigorífico… Por lo general terminamos haciendo casi todo…
    SM

  • Pingback: El Bar de Yoriento (XXVII): Enlaces y Blogs de la semana (427) | Yoriento()

  • Un truco para desconectar y además dormir bien es realizar tareas relajantes unas horas antes de ir a dormir o simplemente tareas que no tengan que ver con tus obligaciones.

    Si normalmente te llevas las preocupaciones a la cama es mejor que obvies todo aquello que te recuerda tus preocupaciones y obligaciones al menos un par de horas antes de ir a dormir. En lugar de repasar facturas, lee un libro, en lugar de responder todos los emails que no has podido responder durante el día, cena y charla con tu pareja de cosas tranquilas (no de tus movidas de trabajo), en lugar de buscar en internet la ubicación y horarios de apertura de la “sucursal” de Hacienda para resolver no se qué asunto, ponte a ver un programa tontino en la tele.

    Al menos me ayuda a desconectar verdaderamente antes de dormir y descansar, además de permitirte disfrutar un rato con tu tiempo libre.

  • Pingback: La abundancia de la opción: Tres ideas a la hora de tomar decisiones - Hábitos Vitales()

  • cbartleby

    Buenas!

    Estaba mirando por aquí, me gustan los temas que tratáis. Pero al llegar a este post, me he sentido, como otras veces, reconciliada con el ser humano: así que se llama un-schedule a lo que estoy practicando últimamente y que me ha sacado de la depre y el posible infarto? Pues bienhallado sea el nombrecito. Os digo que funciona, que no supone meter más presión en nuestras vidas, porque obligación no tiene por qué significar presión, y no debemos olvidar que nuestra principal obligación es con nuestro propio bienestar.

    Obvio? pues no me lo parece. Veo demasiada timidez en vuestras respuestas: sólo “el fin de semana”? (por qué no todos los días de la semana?, a tiempo de recortarnos siempre hay podadores). Yo decía cosas como “no quiero horarios también para mi tiempo libre” (pues es prácticamente en el único en el que YO pongo los horarios a mi antojo, mira lo que me estaba perdiendo) y cosas así, o como el compañero que dice: “Si vemos la vida como una lista de cosas que tenemos que hacer…” La diferencia es: se trata de una lista con las cosas que QUEREMOS hacer (la otra lista YA esta ahí!). O vamos a esperar hasta que el cuerpo aguante? Uf. Yo no perdono ahora ni una falta de asistencia. Y si se me retiene (sólo por fuerza mayor) y se me impide cumplir con lo que yo quiero hacer, me lo cobro más tarde. Menuda soy yo fichando a mi favor.

Curso gratuito
Cómo adquerir Hábitos Vitales

Este curso gratuito te enseñará, paso a paso,
los secretos para adquirir y mantener nuevos hábitos vitales y mover tu vida hacia adelante.

¡Yay, éxito! Nos vemos pronto en tu bandeja de entrada!