3 ideas para salir de tu zona de confort

comfortzone

Como mencioné en esta entrada estoy completamente convencido de que para progresar en la vida hay que estar preparado a pasar por tiempos incómodos.

Para hacer cambios realmente duraderos en tu vida, es muy importante que de vez en cuando salgas de tu zona de confort.

La cuestión es: cómo se hace?
Después del salto, tres ideas que te ayudan salir de tu zona de confort:

Tener curiosidad.

La mayoría de las veces, las razones porque no salimos de nuestras zonas de confort, es porque tenemos miedo y nos encerramos. Creamos barreras entre nosotros y otras personas y experiencias.

Pero la curiosidad tiene una función contraria. La curiosidad nos llena de esperanza y entusiasmo, nos abre. Tener curiosidad ayuda a abrir nuevos caminos para entender nuevas cosas y una vez asumido y entendido algo nuevo , las angustias y el miedo desaparecen.

Es mi convicción que las emociones que sentimos muchas veces son el resultado de en que nos estamos enfocando. Cambiando el enfoque puede cambiar nuestras emociones sobre algo.

¿Pero cómo convertirse en alguien con más curiosidad?

Hay muchas maneras, una es pensar en todas las cosas que has logrado teniendo curiosidad, los idiomas que has aprendido, los amigos que tienes, los instrumentos que tocas o los libros que has leído. Todas esas cosas que conoces y sabes,  porque una vez tenías la curiosidad y querías saber más sobre ello.

Si tienes dudas quiero que hagas una cosa. Este domingo cuando vayas a comprar el periódico, quiero que compres una revista en su lugar. Y no sólo eso, quiero que compres una revista que nunca has leído, sobre un tema que es completamente desconocido para tí. Digamos que será tu primero paso fuera de tu zona de confort. ¿Te animas?

Sal de tu zona de confort poco a poco

Como siempre cuando queramos desarrollar nuevos hábitos vitales, lo que nos impide salir de nuestras zonas de confort es el miedo de que lo que queramos realizar nos quede grande. Una manera de solucionar este problema es lentamente ampliar y expandir tu zona de confort y así hacer que la experiencia sea menos incómoda.

Tomamos un ejemplo, digamos que quieres ponerte menos nervioso a la hora de hablar con chicas (o nerviosa a la hora de hablar con chicos). Quieres lograr actuar como una persona normal y no convertir tu cara en un tomate cada vez que intentas seducir a alguien del sexo opuesto.

Para hacer eso, puedes hacerlo en pasos pequeños. Puedes empezar sencillamente deciendo hola a la persona que te guste para después intentar involucrarte más en las conversaciones que tiene la persona en que estás interesado. Tienes que dar ejercicio a esos músculos de conversación. Una vez que te sientes cómodo puedes expandir tu zona de confort un poco más.

En esta manera progresamos gradualmente y creamos una nueva situación “normal”.

Leer

Es muy posible que tu zona de confort te protege de peligros imaginarios. ¿Puede ser que las cosas de que tienes miedo no son tan difíciles de realizar? Tener información sobre una cosa, realizando un poco de investigación, en mi experiencia es la mejor manera de quitarme angustias y miedos.

¿Cuál fué tu última acción para salir de tu zona de confort?

Foto cortesía de Trevor Blake

Sobre el autor Ver todas entradas Sitio web de autor

Erik

Curso gratuito
Cómo adquerir Hábitos Vitales

Este curso gratuito te enseñará, paso a paso,
los secretos para adquirir y mantener nuevos hábitos vitales y mover tu vida hacia adelante.

¡Yay, éxito! Nos vemos pronto en tu bandeja de entrada!