7 maneras para convertir el fracaso en algo productivo

fracaso

Todos nos preocupamos de que las cosas pueden ir mal, pero también tenemos la tendencia de autoengañarnos diciéndonos “Todo irá bien” y  que “todo se solucionará”.

Sabemos todos que hablar así es una tontería. 

Todos cometemos errores, pero “pensar positivo” no siempre es la mejor manera de tratar con fallos, fracasos o errores.
Lo mejor es aprender del fracaso y hacer de ello algo productivo

¿Cómo? Miramos sietemaneras después el salto

Tu no fracaste, fue tus acciones que fracasaron

Muchas personas toma como algo personal cuando cometen errores pero lo que olvidan es que fue la acción o un compartamiento en espacial que falló. Acuerdate a ti mismo la próxima vez que cometes un error que lo que uno hace puede fracasar pero eso no hace a ti un fracaso. 

La ventaja de pensar en esta manera es que tu puedes cambiar tu compartamiento pero es muy difícil cambiar lo que uno es.

Puedes aprender de tus errores

El término fracaso tiene connotaciones de “finalidad”. “Se acabó, has fracasado” Pero si en vez de verlo así, ves el fracaso como algo educativo, de repente tus errores se convierten en algo que miran hacia el futuro, algo que puede crear nuevas cualidades.

Aún mejor que aprender de tus propios errores, es aprender de los errores de los demás. Yo leo muchas biografías y no sé cuantas lecciones y sabidurías he sacado de ellos. Cuando me meto en algo que no conozco, siempre intento hacer una pequeña investigación para asegurarme que no caigo en trampas dónde otros han caído.

Muchas veces menospreciamos el fracaso como algo que tiene valor. Propongo que mires atrás y estudies tus fracasos para ver si no has aprendido de ellos algo para así empezar valorarlos más.

Puedes ver el fracaso como un desafío

Si cuando, a veces, fracasas te rindes porque todo parece que es demasiado difícil (o aún peor, te sientes incompetente), piensa en la próxima vez que te puede pasar lo mismo. La experiencia de fracasar pueden convertirse en desafios y aumentar tu capacidad de tratar con otras dificultades en la vida.

Puedes esforzarte más

Si ves el fracaso como una muestra deficiencias tuyas estás equivocándote. Porque así es muy fácil deprimirse y a continuación dejar de esforzarse, aprenderás menos y hay un cierto riesgo de que vas a fracasar con otras tareas.

Si al contrario ves el fracaso como una muestra de que no te esforzaste lo suficiente, sabes que estás tratando con algo que la próxima vez puedes hacer mejor. En esta manera te angustias tanto sobre el tema y simplemente te comprometes a esforzarte más para realizar la tarea de una manera exitosa.

Quizás no fue un fracaso

Otra posibilidad es que quizás nunca fracaste aunque tu estás completamente convencido de que así es. 

Es muy común que vemos fracasos com una situación de “todo o nada”. Pero la realidad no es tan blanco y negro. Si estudias la situación real de tu “fracaso” puede que no fue algo malo de todo? Propongo que lo pruebes, no todo se trata de esforzarse más, a veces logramos cosas sin darnos cuenta.

Puedes concentrarte en otros comportamientos que son exitosos

A veces somos ciegos porque nos enfocamos en el único comportamiento que no crea los resultados deseados. Un enfoque tan selectivo puede dar la sensación de que todo depende de una decisión o resultado. 

La mayoría de las veces hay alternativas, hay comportamientos y vías alternativas que pueden resultar ser igual y más fructíferas que la intención inical. P ej, yo el último año he entendido de que si he perdido un proyecto o si he perdido dinero no tengo que compensar ese dinero o ese proyecto intentando hacer algo similar. Muchas veces puedo igualar la situación realizando algo que tiene nada que ver con la pérdida inicial. (Una noción complicada, lo admito. Pero es algo sobre lo que me gustaría hablar más.)

Puedes concentrarte en las cosas que controlas 

Muchas veces fracasamos en áreas o tareas sobre cuáles no tenemos ningún control. Si sacrificas un objetivo que no funciona para tí, puedes verlo como un nuevo fracaso o como una oportunidad para concentrarte en algo que realmente controlas.

Parece un oxímoron pero sacrificar cosas puede crear oportunidades.

¿Como tratas con el fracaso, caes en las trampas mencionadas en esta entrada? ¿Utilizas algunas de estas maneras para superar y aprender de tus errores? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Foto cortesía de Heart Industry

Sobre el autor Ver todas entradas Sitio web de autor

Erik

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Pingback: http://www.mundo.es/5316/noticia-7-maneras-para-convertir-el-fracaso-en-algo-productivo()

  • Claudenir

    Nadie tiene una gran idea o una gran suceso en la primera, todo “los grandes” tienen uno o muchas historias de fracaso antes de lograr su objetivo.

    Gracias por siempre compartir con nosotros estés hábitos vitales,
    y que lo no pare. 🙂

    un saludo

  • Algo que he aprendido estas semanas respecto al fracaso es que, aunque hayas fracasado, no podrías haberlo hecho mejor; cuando uno hace algo lo hace de la mejor forma que sabe. Por eso es bueno informarse antes de empezar con algo nuevo, para que ese ‘lo mejor que sabemos’ se acerque lo más posible a ‘el mínimo necesario para el éxito’.

    Otra cosa que he aprendido es que no existen los fracasos, sino que lo que obtenemos es información: información de qué es lo que falla si hacemos las cosas de tal forma, o qué otra forma de hacerlo es posible. En cualquier caso, hemos de aprovechar lo sucedido, no fustigarnos con el fracaso, retomar las cosas de forma positiva y exprimir todo lo que podamos de la experiencia.

    Excelente artículo. Un saludo 🙂

  • El problema tal y como yo lo veo es el siguiente: yo puedo racionalizar lo que es un fracaso, aprender sobre él y sacar una conclusión positiva. Cuando hablo de mí, hablo de mucha gente. Pero otras muchas personas en las que pueda darse algún tipo de trastorno puede ser básicamente imposible comprender y hacer suyas estos pensamientos que tan bien expone nuestro amigo.

    Trastornos como la depresión (entre otras) en sus muy diferentes grados (no hace falta tener una depresión profunda para tener diferentes rasgos de este tipo) llevan síntomas cognitivos que precisamente caracterizan y determinan el tipo de pensamiento que tiene una persona. Entre ellos estarían los pensamientos obsesivos en torno a una idea: he fracasado en algo y en lugar de darle la vuelta y pensar en positivo, me quedo encasquillada revisando qué hice mal, los pasos que seguí, tenía que haber hecho esto o aquello, comprobando cómo el resto del mundo sería incapaz de realizar semejante tontería… ; totalizar, ver las situaciones como si fueran “todo o nada” pensando por ejemplo: “todo me pasa a mi”, “a nadie le importo”, “siempre meto la pata”…

    Hay un montón de distorsiones cognitivas que genera una mente que no tiene por qué estar necesariamente enferma; a veces el cansancio, el estrés, el agotamiento físico y emocional nos llevan caer en un bucle de pensamientos negativos del que si no nos damos cuenta a tiempo y nos dejamos arrastrar necesitaremos ayuda terapéutica para poder salir y volver a una vida sana y productiva.

    Igual parezco muy extremista, pero es que conozco unos cuantos casos personas que en algún momento dado de su vida han tenido este tipo de problemas, gente muy normal.

  • El fracaso es un estado de ánimo. Suele suceder que los resultados no son los esperados y técnicamente ES un “fracaso”, pero con el tiempo se visualizar que las cosas no estaban bien planteadas, que no era el momento, que no se entendía que pasaba…en definitiva que no se había evaluado correctamente la situación. El error es asumir como propio el SOY un fracaso en vez de HE sufrido un fracaso…como bien dices.
    Como decía no se quién: “no importa lo que pasa sino lo que yo hago con lo que pasa.” Un abrazo

  • Pingback: Recomendaciones de la semana – 06/12/2009 | Jesús Hernán()

  • Pingback: Algunas lecturas recomendadas para emprendedores online… - Asistencia Virtual en Argentina - Novedades, Ideas y Comentarios sobre Asistencia Virtual()

  • El fracaso es una perspectiva, a veces social, a veces muy personalizada. El fracaso es no lograr nuestros objetivos en un plazo que teníamos predeterminado.

    No existen personas fracasadas sino acciones fracasadas.

    Particularmente soy tan tenaz que no contemplo el fracaso como una opción. Estoy convencida de que si algo no funciona aqui y ahora ya funcionará en un futuro o quizás, en el futuro, ni siquiera me interesará que funcione. Intento siempre verlo todo en perspectiva.

    Muy buen post.

    Un saludo desde el Rincon de la Psicologia

  • Pingback: Energía emprendedora » Recomendaciones de la semana – 06/12/2009()

Curso gratuito
Cómo adquerir Hábitos Vitales

Este curso gratuito te enseñará, paso a paso,
los secretos para adquirir y mantener nuevos hábitos vitales y mover tu vida hacia adelante.

¡Yay, éxito! Nos vemos pronto en tu bandeja de entrada!