Qué haces es más importante que cómo lo haces

En esta entrada hablé sobre tratar un listado to-do como un vivero o como un matadero, es decir, si estás pasando más tiempo tuneando y optimizando tu listado to-do en vez de matar las tareas. Hubo unos buenos comentarios sobre el tema y me gustaría hablar un pelín más sobre la raíz de porqué uno cae en la trampa de no mover las cosas adelante.

Para mí estamos hablando de un clásico ejemplo de que uno confunde la eficacia con eficiencia.

Vamos a intentar definirlos.

Eficacia es realizar las tareas que te acercan más a tus objetivos. Eficiencia es cuando ejecutas una tarea (sea importante o relevante para tus objetivos o no) en la manera más economica.

El gran problema que muchos tenemos (y la razón principal porque estamos leyendo material sobre productividad personal) es que tenemos la tendencia a ser eficientes sin pensarlo o relacionándolo con ser eficaces.

Un ejemplo:
Una persona que checkea su email 30 veces por día y tiene elaborado un sistema de reglas de carpetas y que también tiene en marcha técnicas avanzadas para actuar sobre cada una de esos emails. Trabajar así es absurdo…es una ilusión de productividad y lo que esta persona hace más que otra cosa es engañarse a sí mismo (y  en su extensión, sus colegas de trabajo.)

Diría que trabajar así es a un cierto nivel eficiente pero es bastante lejos de ser eficaz.

Si sientes que eres una persona que actúa de esta manera, ten esto en cuenta:
Qué haces es mucho más importante que cómo lo haces. Obviamente ser eficiente sigue siendo importante pero no sirve para mucho si no lo relacionas y lo aplicas sobre tus objetivos reales.

¿Estas metido en esta batalla épica de ser eficaz contra ser eficiente?
¿Como saliste del campo de guerra? Cuéntanos tus experiencias.

Foto cortesía de Brent

Sobre el autor Ver todas entradas Sitio web de autor

Erik

Curso gratuito
Cómo adquerir Hábitos Vitales

Este curso gratuito te enseñará, paso a paso,
los secretos para adquirir y mantener nuevos hábitos vitales y mover tu vida hacia adelante.

¡Yay, éxito! Nos vemos pronto en tu bandeja de entrada!