Un secreto de los listados to-do que todos deberían conocer

Alguna vez has sentido que tienes demasiadas cosas encima la mesa? ¿Una sensación de que realmente tienes demasiados ítems en tu listado to-do y que eso te estresa? Yo creo que te puedo decir por qué te sientes estresado. Es bastante sencillo:

Tienes demasiados poco ítems importantes en tu listado to-do.

La sensación de estar superado de su propio listado to-do es una señal de que no existen ningunas metas importantes apuntadas en el listado. No tienes un propósito claro. Un propósito claro deriva del establecimiento de metas enfocadas y claras.

Todos los listados están bien y pueden ser la clave para lograr los objetivos importantes en la vida pero es importante tratarlos como un matadero y no un vivero.

Es de suma importancia no rellenar un listado to-do con ruido pero con una cifra pequeña de ítems importantes. Ítems que si los realizas te llevarán más cerca a la realización de tus objetivos vitales.

Otra razón de porque uno se siente abrumado es porque muchos (y somos todos un poco culpables de esto) dedicamos el día a apagar fuegos en vez de prevenirlos o resolver problemas verdaderos.

Si tomas dos minutos para pensar en lo que realmente quieres lograr descubrirás que tu día está lleno de tareas basadas en la reacción.

A mi parecer la gente lleva a cabo dos tipos de tareas:

1: Tareas reactivas:

Las tareas reactivas son las que son definidas y conducidas por otros.

Está claro que no todas las tareas reactivas están del todo mal. Tenemos que realizar tareas reactivas de vez en cuando. Pero es importante reconocer y saber que la cantidad de tareas reactivas que llevas a cabo no solamente determina si te vas a sentir abrumado pero también hasta que punto te sientes que tu vida tiene un propósito.
El propósito es la alfa y omega para lograr un enfoque a largo plazo. Si tu propósito está definido por “realizar las tareas que otras me dan” perderás el enfoque enseguida y resulta muy fácil quemarse.

2: Tareas proactivas:

Las tareas proactivas son las que son conducidas por tu propósito de vida y tus metas enfocadas.

Si te sientes superado por tu listado to-do, pregúntate la categoría a la que pertenecen los puntos del listado to-do. Si tienes demasiados ítems de tipo “reactivo” intenta lo siguiente: elimínalos, delégalos o añádelos a tu calendario para realizar en otro momento.

Bueno, todo tiene sentido, las tareas proactivas y las tareas reactivas pero cuál es el secreto que mencionaste en el título?
Pues vamos allá.

Tu meta debería ser edistribuir tus tareas para que el 20% de ellas sean dedicadas a realizar tareas de carácter reactivo mientras el otro 80% está enfocado en realizar tareas proactivas.

Las tareas reactivas te ayudan a ganarte la vida, mientras que las tareas proactivas te traerán el éxito.

Así que el secreto está en el hecho de que pasamos demasiado tiempo en la realizar las tareas reactivas y además, nos abrimos demasiado y recibimos estas tareas a través de muchos canales.

Para acercarnos hacia una estrategia efectiva para componer un listado to-do efectivo tendremos que llevar a cabo dos pasos:

Paso 1: Establecer una meta enfocada con un propósito.

Como mencioné en un párrafo anterior sobre tareas proactivas, todo empieza con establecer una meta con enfoque. Una vez establecida el meta, impleméntalo en tu listado to-do. Cuando empieces, te resultará bastante difícil dedicar 80% de tu tiempo a esta meta, no obstante, después de unas semanas, será tu prioridad el de dedicar un porcentaje más alto de tu tiempo a realizar tareas proactivas.

Paso 2: Apaga canales.

La segunda cosa que tienes que hacer para realizar los listados to-dos más eficientes es reducir el número de canales a través de los cuáles recibes tareas. Intenta reducir por lo menos dos canales. Y si, con canales estoy hablando de quizás seguir menos gente en Twitter… 🙂

Foto

Sobre el autor Ver todas entradas Sitio web de autor

Erik

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Pingback: Surfeando la web a fin de mes: 5 artículos sobresalientes en Febrero 11 – Lo que le diga es mentira()

  • Betonodo

    Me quedo con la siguiente aportación

    “es importante reconocer y saber que la cantidad de tareas reactivas que llevas a cabo no solamente determina si te vas a sentir abrumado pero también hasta que punto te sientes que tu vida tiene un propósito”

  • luis gonzalez

    Lo que yo anoto, es algunas cosas que tengo que hacer durante el día y que previamente se planificaron para lograr un objetivo específico y GRANDE!!!
    Es raro que una persona que teniendo su lista de actividades solamente lo haga para no olvidarlo y porque sí no más.Creo que estamos entre personas que ya tenemos mucho avanzado y esperamos nuevas técnicas de productividad .

Curso gratuito
Cómo adquerir Hábitos Vitales

Este curso gratuito te enseñará, paso a paso,
los secretos para adquirir y mantener nuevos hábitos vitales y mover tu vida hacia adelante.

¡Yay, éxito! Nos vemos pronto en tu bandeja de entrada!