Etiquetaredes sociales

Los 7 principales culpables que matan la productividad en el lugar de trabajo

Mi dieta de información

Como ya sabes, vivimos una verdadera explosión de nuevas tecnologías. Apps iOS, Android o web-apps creados para maximizar nuestro rendimiento en nuestras vidas laborales. Pero ¿puede ser que es esa la misma tecnología que nos impide ser realmente productivos en el trabajo? ¿Que esa app que utilizas para completar tus listados más bien te impide ser productivo?

En esta encuesta, hecha para CareerBuilder, hicieron las misma pregunta (entre otras) a más que 2000 managers de HHRR y 3000+ personas trabajando en el sector privado “¿Cuál es la causa por la que los trabajadores pierden la mayor parte del tiempo en la oficina?

Cinco de los 10 principales culpables tenían que ver con el uso de la tecnología…

La mitad des los empleadores encuestados dijeron que los SMS  y el uso del teléfono son la razón número uno que frena la productividad de los trabajadores. El 40% dijo que han notado que navegar Internet frena drásticamente la productividad y especialmente las redes sociales. El 25% dijo que la tecnología que más frena la productividad era el email.

Estos hábitos de malgastar el tiempo hacen más que bajar la productividad de empleados, a largo plazo también afectan el rendimento de toda la empresa. Es bastante obvio, si hay patrones de distracciones que consumen gran parte del día laboral, pueden tener grandes repercusiones en una empresa.

Aquí están las 7 principales culpables que mata la productividad en el lugar de trabajo:

  1. Teléfono/mandando sms
  2. Internet
  3. Medios sociales
  4. Pausas para comer o fumar
  5. Reuniones
  6. Email
  7. Colegas de trabajo “pasando”

Como hablamos en este post, no se trata de cortar completamente con internet o las redes sociales. Se trata de tener un control consciente del tiempo que dedicamos a ellas.

¿Cuál es tu opinión? Cuéntanos en los comentarios!

 

 

La distracción es tu enemigo principal

Después de unos años profundizando en ideas y prácticas de productividad personal y de gestión de atención, me ha quedado claro que la distracción es la amenaza principal a la hora de realizar proyectos, ideas o en la vida en general. Estar distraído significa estar separado de una priorización a algo secundario. La distracción nos obliga practicar la multitarea y nos fracciona y hace confusas nuestras metas.

En una sociedad de alta tecnología como nuestra, tenemos muchas distracciones, muchas más que hace unos años. Hay tantas posiblidades de escapismo que nos tientan. Pero la amenaza principal es la distracción que se suele manifestarse en forma de interrupciones y la multitarea – la fragmentación de pensamiento y tiempo. Vivimos nuestras vidas con interrupciones constantes.

El problema es que estas interrupciones nos afectan en una manera negativa. Estar constantemente interrumpido sube el nivel de estrés y frustración y baja la creatividad. Cuando estás desconcentrado y te falta un enfoque claro eres menos creativo, cuando el tiempo para reflexionar siempre está interumpido resulta difícil profundizar en solucionar problema y reconocer patrones.

Es cierto que la tecnología nos da oportunidades extraordinarias al poder conectar y aprender, pero tenemos que tener en cuenta la distracción como algo que nos interrumpe, creando frustración y bajando nuestra productividad.