¿Cometes estos tres errores y resulta que constantemente pierdes tu enfoque?

¿Cometes estos tres errores que resulta en que constantemente pierdes tu enfoque?

En mi opinión, regularidad y enfoque, son las claves para tener éxito en las áreas que importan en la vida. Para obtener resultados positivos hay que ser perseverante con lo que estás haciendo. Lamentablemente muchas veces resulta fácil perder el enfoque y salir de la pista. Un par de errores comúnes y ya estás descarrilado.

Después del salto, tienes tres errores que soy culpable de cometer y algunas soluciones para por lo menos asegurarte que pasen menos veces…

1. Te distraes

La distracción es el enemigo número uno para mantener el rumbo y lograr nuestros objetivos. Pero hay un par de cosas que puedes hacer para disminuir la cantidad de veces que te distraes durante el día. Crea un espacio y ambiente de silencio

  • Saca el cable de internet o apaga el wi-fi. Si no lo haces, puede ser tentador navegar un poco para tomar una pausa. Mirar el email o  feeds RSS. O chatear con amigo en el messenger. Lamentablemente 5 minutos muchas veces se convierten en 35 minutos de pura procrastinación…
  • Apaga el teléfono. El móvil y el fijo. Hablar y mandar sms. Roban mucho tiempo y crean distracciones innecesarias.
  • Cierra la puerta. Intenta crear un ambiente silencioso para que puedas concentrarte 100% en tu tarea.
  • Limpia el desorden visual.
    Tener un espacio de trabajo desordenado es otra receta clásica para invitar a la distracción:

    • Limpia tu mesa de trabajo. Saca de la mesa de trabajo copas de café, vuelve chismes a su lugar correcto, ordena cualquier papel suelto en pilas ordenadas y tira cualquier papel que no necesitas. Así creas un espacio de trabajo limpio con un mínimo de distracciones visuales.
    • Limpia el escritorio del ordenador. Quita cualquier archivo/ícono del escritorio y busca su lugar adecuado. Lo que no necesites, bórralo!

    2. Haces algo que realmente no quieres hacer.

    Esto es un error más común de lo que se cree. Crees que quieres algo pero pronto descubres que lo que acabas arrancar y dedicar tu tiempo es algo que realmente no te interesa tanto. Te autoengañas y te convences a tí mismo que lo quieres y sigues. Es importante que fijes objetivos que sientas y que te interesen.

    ¿Cuáles son tus objetivos? Esto es fundamental, tienes que fijar objetivos y metas para tí mismo.”Tener que” y “debería” no son razones suficientes, o objetivos que otros han decidido por tí, o aún peor, lo objetivos de otras personas. Piensa en lo que quieres sacar de la vida y luego fija tus objetivos, no los objetivos de otras personas. Si son tus objetivos tendrás un interés real y incrementas las posibilidades de lograrlos, porque cuando realmente quieres algo resulta más fácil romper cualquier resistencia interior que sientes, cuando llega momentos difíciles eso es alfa y omega.

    3. Tus objetivos no son claros.

    Ok bien, saber lo que quieres está bien, pero si añades más claridad resultará aún más fácil mantener el rumbo para completar tus objetivos. Para añadir claridad a tus objetivos, puedes fijar unas metas y hacerlas específicos y que puedan ser medidas. Tener más visitas a tu web o ir más al gimnasio no sirve. Decídete que quieres aumentar las visitas a tus sitio web para que llega a los 1000 visitas/día o que vas al gimnasio durante 30 min tres veces por semana. Lo más detallada la imagen que pintas sobre hacía dónde quieres ir, lo más probable sea que en realidad llegas. Es sencillo.

    ¿Si no puedes medir tus metas, como sabrás que lo has conseguido? Hacer más dinero nunca funcionará, pero si tienes un importe determinado, el objetivo será mas fácil de lograr. Es mi firme convicción: cuanto mas claros sean tus objetivos,  lo menos postergarás.

    ¿Cuáles son tus tres errores cómunes que haces que pierdes el enfoque?

    Sobre el autor Ver todas entradas Sitio web de autor

    Erik

    Curso gratuito
    Cómo adquerir Hábitos Vitales

    Este curso gratuito te enseñará, paso a paso,
    los secretos para adquirir y mantener nuevos hábitos vitales y mover tu vida hacia adelante.

    ¡Yay, éxito! Nos vemos pronto en tu bandeja de entrada!